Elementos de Contrato de Trabajo.

 

Los elementos son los mismos que los de los restantes contratos civiles y comerciales.

 

Los sujetos.

 

El trabajador es:

 

Una persona física: El sujeto trabajador es una persona física con capacidad para obrar como tal.

No puede ser una organización ni ningún ente colectivo. Tampoco una máquina puede ser considerada un trabajador, porque, aunque las máquinas pueden reemplazar la tarea de un hombre, éstas no celebrarían contratos de trabajo, ni estarían amparadas por el derecho laboral.

Insustituible: Cada persona es única, de modo que no es posible delegar, transferir o reemplazar la persona de ningún trabajador.

Aunque el trabajador deje su trabajo y sea reemplazado por otro, el reemplazante celebra un contrato nuevo y distinto de trabajo, con el empleador.

El empleador, en cambio, puede ser indistintamente, una persona física o una persona jurídica.

Por ejemplo, una recepcionista de un consultorio médico, puede ser contratada por un médico (persona física), o por una clínica que atiende en el mismo consultorio (varias personas físicas), o por una clínica (persona jurídica).

 

El objeto: El objeto de contrato de trabajo consiste en que el trabajador ponga a disposición del empleador su capacidad de trabajo.

Esto significa que el trabajador debe estar disponible para recibir instrucciones y cumplir con su tarea durante el horario de trabajo.

 

La forma: El carácter del contrato de trabajo es no formal.

Esto se aplica por la relevancia que la ley otorga a la relación laboral, ya que se presume la existencia de un contrato de trabajo. 

 

Obligaciones y Derechos de las Partes
  

·        El empleador y el trabajador tienen obligaciones distintas, pero en general, las obligaciones de uno corresponden a los derechos del otro y viceversa.

 
Del Empleador 

 

 

 

Del Empleado

 

 

 

 

 Tipos de Contratación

 

La Ley Laboral diferencia distintos tipos de contrataciones en relación con el tiempo (como el contrato por el tiempo indeterminado o de plazo fijo por tiempo determinado), y e relación con las características de la actividad (por temporada o eventual).

Contrato por tiempo indeterminado:

Las partes entienden celebrar un contrato por tiempo indeterminado, sin plazo, sin pactar un tiempo de la  finalización de la relación laboral. Este contrato puede extenderse hasta la jubilación del trabajador, si no hay renuncia o despido antes de esa fecha.

Período de prueba:

Es el tramo inicial de un contrato por tiempo indeterminado, durante el cual se verifica si el trabajador reúne las condiciones necesarias para ocupar ese puesto de trabajo.

Su duración es de tres meses, aunque algunos convenios colectivos, las extienden hasta seis meses.

Durante el período de prueba, los empleadores:

·        No realizan aportes ni contribuciones jubilatorias.

·        No abonan indemnización en caso de despido.

·        Pagan aportes de obras sociales y asignaciones familiares.

Contrato de plazo fijo:

Se pacta por escrito y por un tiempo determinado. La duración máxima pactable es de cinco años.

El empleador debe notificar la decisión de poner fin al contrato al cumplir el plazo.

Si no lo hace, se presume que el contrato continúa como de tiempo indeterminado.

Contrato de trabajo eventual:

Es el previsto para cubrir un puesto de trabajo en circunstancias excepcionales. Por ejemplo, se utiliza en ocasiones especiales como ferias o exhibiciones, o para reemplazar una empleada con licencia por maternidad.

Contrato de temporada:

Es aquél por el cuál el trabajador desarrolla su actividad, solo en ciertas épocas del año, estableciéndolo de antemano.

 

                      La remuneración

 

La remuneración es el salario o sueldo que recibe el trabajador por haber puesto a disposición por haber puesto a disposición del empleador, su fuerza de trabajo.

 

Plazos para el pago de la remuneración:

Otra manera en que la Ley Laboral protege a los trabajadores, es fijando los plazos obligatorios para el pago de la remuneración.