CUIDADOS
Cariño y mucho ejercicio. El Perro Labrador es un perro que
tiende a la obesidad fácilmente. También sufre a menudo
displasia de cadera y codo. Hay que tener cuidado con sus
problemas oculares o la hipoglucemia. En general es un perro
sano y fácil de cuidar. No necesita muchos cuidados, incluso
de su pelo, basta con un cepillado diario. Los cachorros del
Labrador Retriever son activos y muy curiosos... una delicia
para los más pequeños de la familia. Se hace más sosegado y
tranquilo al cumplir el año.