PERSONAJES DE SUMA IMPORTANCIA

Cuando hablamos de los primeros personajes de la ciudad de Necochea así como de aquellos que de alguna manera colaboraron o estuvieron implicados en la fundación de la misma no podemos olvidarnos de Eustoquio Díaz Vélez, Victorio de la Canal, Ángel Murga y muchos otros que de alguna manera se relacionan con los orígenes.

Aquí encontraremos una breve pero no menos significativa reseña de sus vidas:

Eustoquio Díaz Vélez Eustoquio Díaz Vélez fue guerrero de la Independencia, nació en Buenos Aires en 1782 y murió el 1 de abril de 1856, cuando el Partido de Necochea aún no había sido creado. Actuó en las invasiones inglesas y participó vivamente en la jornada del 25 de Mayo de 1810, realizando la primera comisión militar por orden de la Primera Junta, en Colonia del Sacramento.
Estuvo en la Batalla de Suipacha, viajó a Potosí comisionado por Castelli y estuvo en el Desastre de Huaqui.

En la Batalla de Tucumán, a las órdenes de Belgrano
en la de Salta, donde comandó el ala derecha; y presente en la derrota de Vilcapugio y Ayohuma. Fue teniente gobernador de Santa Fe en 1814, comandante del ejercito de observación en esa provincia, luego derrotado por las fuerzas de Artigas. En 1818 nombrado gobernador interino de Buenos Aires hasta el 9 de febrero de 1820, fecha en la que se dedicó a la atención de sus intereses particulares

  EUSTOQUIO DÌAZ VÉLEZ

Apoyó la Revolución del Sur, en 1839, y emigró a Montevideo posteriormente. Su vinculación con esta ciudad y Partido, se produjo de la siguiente manera: en 1828 se conceden 32 leguas cuadradas de campo en enfiteusis a Santiago Figueredo, Colixto Oyuela y Francisco Cavallens, en El Rincón del Quequén. En 1833 esas tierras son transferidas al general, Don Eustaquio Díaz Velez

Victorio de la Canal Don Victorio de la Canal fue justamente con Ángel I. Murga uno de los principales fundadores. Era un fuerte hacendado de la zona que coopero en toda forma en pro de la fundación de este pueblo, facilitando recursos de su peculio personal e interviniendo con entusiasmo en los múltiples trabajos y gestiones que debieron realizarse con gran empeño para llevar a feliz termino la idea que concibiera Murga.
De la canal era un hombre influyente que gozaba del mejor concepto en los altos círculos dirigentes de aquellos tiempos y su intervención en favor del proyecto de fundación fue tan eficiente como desinteresada. Precisamente los lazos de amistad que lo unían a Murga hicieron que ambos se entendieran y que juntos trabajasen para cristalizar el sueño del nuevo pueblo. Don Victorio fue designado presidente de la comisión de fomento y en tal carácter se le comisionaba para reunirse con Eustoquio Díaz Vélez dueño entonces de estas tierras, a fin de tratar el asunto relativo al nombre que había que darse a la nueva localidad asunto que posteriormente diera lugar a una enojada situación que fue epilogada con la resolución oficial de darle al pueblo su actual denominación. Don Victorio de la Canal tuvo una idea feliz. Propuso que se levantara el nuevo pueblo sobre la Boca del Río Quequén, donde hoy existe el puerto, con miras a que la población se extendiera sobre la margen del río y a la orilla del mar.
De la Canal sostenía que en la boca del Quequén se construiría con el tiempo un gran puerto. Don Victorio de la Canal tuvo una idea feliz. Propuso que se levantara el nuevo pueblo sobre la Boca del Río Quequén, donde hoy existe el puerto, con miras a que la pob
lación se extendiera sobre la margen del río y a la orilla del mar.
De la Canal sostenía que en la boca del Quequén se construiría con el tiempo un gran puerto.
Con posterioridad don Victorio donó una parte de las tierras para levantar la Estación San Cayetano que luego habría de dar lugar a la creación de la hoy Ciudad de San Cayetano. También de la Canal actuó en política, siendo uno de los fundadores del comité de la Unión Cívica Radical, del que desempeñó la presidencia en 1889. Este ilustre fundador había nacido en Magdalena en 1832, muriendo en Buenos Aires en 1914 a la edad de 82 años.

                                         

 

 

 

VICTORIO DE LA CANAL

Ángel Ignacio Murga Nació en Dolores, provincia de Buenos Aires, el 19 de Julio de 1842 y fueron sus padres Segundo Murga y Carmen Picado. Descendía de una familia de patriotas de Tucumán y su tío carnal, el coronel Julián Murga, tomó parte activa en la guerra de la Independencia, actuando en las batallas de Salta y Tucumán a las órdenes de Manuel Belgrano, donde en más de una ocasión debió luchar contra la indiada, con la ayuda de los vecinos del lugar.
Tomó parte activa en la Expedición al Desierto, a las ordenes de Julio Argentino Roca. Pero la agitada vida de Murga y su notable acción creadora lo llevaron a concebir la idea de la conveniencia de fundar un pueblo que fuera cabecera del partido de Necochea, para lo cual se apresuró a interesar a un grupo de amigos y vecinos.
Tras la fundación de Necochea, Murga desempeño el primer cargo de presidente de la Municipalidad, juez de paz y presidente de la comisión de fomento.
Asimismo, ocupó otros cargos públicos, tales como intendente, presidente del Consejo Deliberante y Juez de menores.
En 1911 se retiró a Buenos Aires, donde fijó su residencia, falleciendo en esa ciudad el 5 de Mayo de 1918, a los 76 años.
Sus restos fueron traídos a Necochea por pedido especial del entonces comisario municipal, doctor Emilio Ferreyra, quien en nombre de la comuna los solicito a la familia.
ÁNGEL MURGA